Un serum facial de uso diario con aceite de argán puro

Imagino que a estas alturas habéis oído hablar del aceite de argán, un aceite que sale de unas semillas del árbol de argán, que se encuentra en Marruecos, y se utiliza mucho en cosmética.

aceite puro argánPodemos encontrar crema de manos con aceite de argán, productos para el pelo, ampollas… hasta cápsulas para ingerir. Pero también hay aceite puro para aplicarnos, y a mí me dio por probarlo. Hay muchas marcas en el mercado pero después de haber probado algunas que o no me gustaba la textura o el olor, me quedo con el serum facial de OCEAN D´ARGAN, comercializado por Argan oil

Para mí es muy importante la composición de las cremas y productos que utilizo, y me convenció porque es un cosmético natural y ecológico, con aceite cien por cien puro, y sin olor. Es más, tiene un certificado vegano, ya que esta marca no utiliza ninguna materia prima de procedencia animal ni testa en animales, así que es ideal para quienes siguen ese estilo de mi vida, como mi cuñada, que es muy tiquismiquis con estas cosas. Pero lo ha probado y parece que le convence, y si le convence a ella…).

 

Además, y según he visto en su web, cuenta con el certificado Ecocert (lo que nos asegura que no han sido tratados con pesticidas químicos), certificación USDA (basada en las Normas de Producción Orgánica para EEUU, necesario para clientes que desean exportar su producción orgánica a este país).

No es nada graso y basta con aplicar unas pocas gotas sobre la cara y el cuello y absorbe enseguida, no deja manchas.

El efecto es casi inmediato, una piel súper suave, y tiene vitamina E, que previene el envejecimiento; no en vano en Marruecos lo llaman “el dador de vida”, y mi rostro se queda con una iluminación muy bonita, algo que se agradece además después del verano, cuando empezamos a ponernos como grises, se nos va el moreno y entramos en una etapa en la que es importante cuidar la piel, que tiende a secarse.

El Facial Serum de Argan oil posee una textura ligera, se absorbe fácilmente por la piel, aportándole suavidad y luminosidad, y puede ser utilizado tanto de día como de noche, en cualquier momento. Además, no es comedogénico, es decir que no obstruye los poros. De hecho la marca asegura que es recomendable en pieles grasas y acnéicas dado su actividad sebo reguladora, antiséptica y cicatrizante, resultando recomendable por lo tanto incluso para pieles grasas o con acné, en las que facilita la cicatrización de las marcas y la recuperación del aspecto sano de la piel.

La piel seca se caracteriza por un reducido contenido de agua y, lo que es más grave, una deficiente composición lipídica.

Cuando la función barrera de la piel está comprometida y es deficiente, la piel se deshidrata, las células de la epidermis  se descohesionan, aumentando la sensibilidad de la piel a los factores externos (ambientales, patógenos, alérgenos…etc).  Por tanto, un tratamiento ideal debe contener ingredientes que mejoren y reparen la función barrera, al igual que suplementen la falta de lípidos naturales epidérmicos.

Este aceite está compuesto hasta en un 80% de ácidos grasos esenciales, el principal es el ácido linoléico (omega 6, el más esencial de todos) que garantiza las funciones de reparación y de defensa de la piel, además de otros elementos que le aportan grandes propiedades antioxidantes, restauradoras y antiedad, y protegiéndola además, de la acción de los radicales libres.

Yo lo compro a través de la web (http://www.arganoil.es/serum-facial-aceite-puro-dargan-15ml-109), suelo coger el de 30 ml, aunque lo tienen en 15 y 50, y me suele durar unos dos meses. A veces después de la ducha me lo echaba en otras partes del cuerpo, pero he descubierto que esta misma marca tiene un aceite corporal y lo estoy probando, ya os contaré. De momento os digo que me encanta el olor y la suavidad que me deja.