Cuánto daño han hecho los oportunistas a blogueros y periodistas

Salón Look IFEMA
A nadie le gusta que le ninguneen, pero si además has dedicado tu vida a una profesión como yo al periodismo y has vivido entre entrevistas y publicaciones y te han buscado para que publiques mil y una cosas, cuando eres tú el que busca información y no te toman en serio, duele.

Ahora que me toca reinventarme escribo desde un blog, creo que es tan digno expresarte de una u otra forma sea profesional o no; digo esto porque desde hace unos meses escribo un blog de belleza, un sector en el que muchos de los que me conocen no me ubicaban pero creo que es un nicho que puede ofrecerme una gran oportunidad y gracias a ello he logrado meterme por una ventana que se me ha abierto al mundo profesional después de que se me hayan cerrado muchas puertas.
El tema del que voy a hablar hoy es un tema del que ya había oído hablar y quejarse a varios compañeros y que ya lo trató también un compañero de profesión en Almería, Curro Lucas, y del que se hace eco Jorge Guitián escribiendo acerca del por qué de la antipatía de mucha gente por los blogs. Y es que los oportunistas que piden publicar información a cambio de pagos, productos, comidas etc. están haciendo mucho daño al mundo del blogging y al periodismo general: este fin de semana me ha tocado vivirlo en primera persona en la feria Salón Look del IFEMA de Madrid.
La feria es un campo abierto de información para los blogueros de moda, maquillaje, cosmética… en definitiva lifestyle.
Como llevo haciendo desde hace más de 20 años en mi profesión, antes de acudir a una feria como esta me documenté acerca de expositores, marcas y productos que se podían encontrar y entre los más de 400 escogí algunos que me parecieron muy interesantes: algunos con complementos ecológicos  veganos, otros me llamaban la atención por ser productos de cosmética por ejemplo elaborados con cannabis, algún otro porque ponía que tenían compuestos como esencia de venenos de cobra o de escorpión y un largo etcétera.
Con algunas de las marcas traté de concertar alguna entrevista de forma previa a la feria pero no fue posible, con otras sí y a otros me acerqué directamente al expositor para que me hablaran de sus productos. Me presenté como periodista, también como bloguera, incluso les di una tarjeta de mi blog. Pero en varias ocasiones me tomaron por el pito del sereno. Algunos hasta se enfadaron porque me dijeron que no me iban a dar ningún producto gratis y yo les respondí que simplemente les había pedido información sobre sus productos, que si era posible hacer una entrevista y algunas fotos de las novedades que estaban llevando a la feria. Ni más ni menos, que no les había pedido nada a cambio: ni un producto ni por supuesto que pagaran por la información que yo iba a publicar.
Blogueras salón lookEn algún stand fueron claros y me dijeron que ya habían tenido problemas con blogueros hace tiempo y que no daban productos gratis porque después ni siquiera se hablaba de ellos o que incluso han recibido coacciones por parte de blogueros para que les regalaran producto o si no hablarían mal de sus marcas. Les sorprendía que yo no pidiera nada a cambio, solo un poco de atención para poder hacer bien mi trabajo.
¡Cuánto daño están haciendo los oportunistas!
Por otro lado también he tenido la oportunidad de conocer a varias compañeras blogueras y he visto con ilusión cómo se acercaban a los expositores, conocían productos y, repasando sus blogs, compruebo cómo hablan de unos y de otros, no necesariamente siempre bien, ya que de lo que se trata es de dar su opinión y dar consejos.
Ahí está su credibilidad, ahí está la grandeza de los blogs, al igual que ahí estaba la grandeza de mi profesión: mi credibilidad como periodista, mi honestidad.
Me vengo así de la feria Salón Look con un sabor amargo, no sé si me ha sentado tan mal por el hecho de que llevo muchos años trabajando como periodista o simplemente como persona sensible que soy, pero me ofende que pongan en duda mi profesionalidad.