Camufla los síntomas de un resfriado con maquillaje

Una vez pasado el verano y en pleno otoño es cuando empiezan a aparecer los catarros, el resfriado e incluso gripes que tan mala cara nos hacen mostrar.

Lo mejor es dejar respirar la piel, pero si necesitas maquillarte, hay factores que debes tener en cuenta.

Tendemos a tener bolsas en los ojos, por la congestión, y debemos aliviar la hinchazón masajeando la zona con los dedos.

Hay que aplicar un buen contorno de ojos para preparar la zona de la ojera y aplicar después un corrector.

A menudo los resfriados nos impiden respirar bien por la nariz y tenemos que hacerlo por la boca, resecando los labios, por lo que debemos hidratarlos bien, por ejemplo con miel cada noche y tener a mano un bálsamo labial o cacao.

También debemos hidratar la zona de la nariz con una crema para piel seca para evitar los antiestéticos pellejitos.

Yo para eso utilizo un bálsamo que me viene genial, del que os hablé en este post. Es mucho más que un bálsamo labial.

Antes de maquillarte deberías aplicarte un primer para preparar la piel y adherir bien el maquillaje, que debe ser ligero.

Deberías recurrir a bases de maquillaje, sombras y rubor que ofrezcan efectos de larga duración y que sean waterproof.

Tras la base de maquillaje, sellar bien con polvos compactos, con los que deberás retocar cuando te suenes la nariz.

Usar máscara de pestañas waterproof, por eso del llorar de ojos, así como sombras claras, para iluminar la mirada.

Para finalizar y disimular el mal tono que deja el resfriado, utiliza un colorete suave, para disimular la palidez, pero sin excederse, como nos recuerdan en el blog de Maybelline.

Pero como más vale prevenir, recuerdo los consejos que ofrecí el año pasado por estas fechas para proteger la piel del frío y que puedes releer aquí